lunes, 25 de septiembre de 2006

LEY DE LA INFANCIA

Un tema en el que no debemos ser ajenos y tenemos la responsabilidad de enterarnos es acerca de la nueva ley de la infancia.
Por eso adjunto esta información que me parece muy importante.

Los 215 artículos que aprobó el Senado de la República el pasado martes 29 de agosto, marcan el inicio de una nueva etapa para los 18 millones de niños, niñas y adolescentes colombianos. El país actualizó su legislación sobre infancia y, de ese modo, se acogió a la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño de 1989.
Tras siete sesiones, el Senado de la República aprobó un articulado que tiene en cuenta a los niños como sujetos de derecho y no como objetos de protección. Con la decisión del Senado, y después de tres años de trámite en el Congreso, el texto está ahora en manos de la Comisión de Conciliación entre Cámara y Senado. Después de este trámite, la Ley podrá ser sancionada por el Presidente y estará lista para entrar en vigencia.
Los senadores Gina Parody y Héctor Helí Rojas fueron quienes impulsaron el paso del proyecto por el Congreso. Algunos de los cambios más significativos que introduce la Ley frente al antiguo Código del Menor se refieren al trabajo infantil, la operación de las casas de adopción, la responsabilidad penal de los jóvenes, las condenas para los crímenes en contra de los niños, el reestablecimiento de derechos, y el apoyo del Estado en materia de prestación de servicios de salud y educación para menores de edad.
Del Código a la Ley
Edad laboral. A partir de esta Ley de Infancia, la edad mínima para que un niño sea vinculado laboralmente pasa de los 14 a los 15 años, teniendo en cuenta que estos trabajos no deben poner en riesgo la integridad de los niños. Esto, sin olvidar que uno de los objetivos de la Ley es fortalecer las campañas y programas de erradicación total del trabajo infantil.
Las casas de adopción. En cuanto a las casas de adopción de niños, éstas quedarán bajo la vigilancia del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. Dichas instituciones no podrán recibir donaciones, ni nacionales ni extranjeras por la entrega de niños y, de hacerlo, serán sancionadas.
La penalización de adolescentes. Uno de los temas más conflictivos durante el trámite de la Ley fue el referente a los procesos de penalización de jóvenes que incurran en conductas delictivas. Cuando empiece a operar la Ley, el proceso de investigación, acusación y juicio de estos casos tendrá una orientación clara hacía la formación y reintegración social de los jóvenes.
Según Beatriz Londoño, ex directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, el carácter pedagógico, diferenciado y especializado debe ser el marco que rija estos procesos. La privación de libertad aparece como el último castigo aplicado y la edad mínima desde la cual será impuesta esta sanción son los 16 años. No obstante, se podrán iniciar investigaciones y aplicar otro tipo de sanciones a los niños infractores sólo desde los 14 años. El antiguo Código del Menor permitía el inicio de procesos penales desde los 12 años.
Condenas para crímenes contra niños, niñas y adolescentes. Por otra parte, uno de los cambios más importantes que introduce la Ley es el endurecimiento de las penas para quienes cometan delitos en contra de niños. Después de ser condenados, los agresores no tendrán posibilidades de acceder a ningún beneficio. Además, las autoridades y los medios de comunicación deberán divulgar la identificación y la fotografía de estos sujetos con el fin de promover una sanción social.
Reestablecimiento de derechos. En cuanto a los niños que sean maltratados física, sexual o psicológicamente, el Estado tiene la obligación de reestablecer los derechos y reparar los daños. Por último, en materia de salud y educación, la Ley de Infancia estipula la atención obligatoria a los niños, niñas y adolescentes de estratos 1, 2 y 3 en todos los hospitales y clínicas del país. Así mismo, el estado les garantizará a estos niños el acceso gratis a educación hasta el grado noveno.Con estos cambios, sólo para mencionar algunos importantes, introducidos en el marco legislativo, Colombia deja de ser un país en donde se habla de ‘menores’, y pasa a ser un Estado que reconoce a sus niños, niñas y adolescentes como una responsabilidad ‘mayor’.
Queda pendiente la ingente tarea de convertir estas normas en realidad y de construir con ellas el país que merecen los niños, niñas y adolescentes colombianos.

Tomado de lá página www.unicef.org.co

1 comentario:

Anónimo dijo...

HOLA MI NOMBRE ES NATALIA, ESTUDIO ENFERMERÍA PROFESIONAL EN LA UNIVERSIDAD DEL QUINDÍO Y ME PARECE SUPER BUENO TU BLOG, ES UNA BUENA OPORTUNIDAD QUE PUBLIQUES MUCHOS ARTICULOS INTERESANTES Y SOBRETODO PROCEDIMIENTOS Y DIAGNOSTICOS SUPER IMPORTANTES. ESTE SEMESTRE MI ROTACIÓN ES POR PEDIATRÍA Y TU BLOG ME SERÁ DE MUCHÍSIMA AYUDA.