domingo, 4 de enero de 2015

Vacuna del papiloma No causó síntomas en el municipio del Carmen de Bolívar

Este artículo fue tomado del periódico El Tiempo, donde se aclara todo este embrollo que se formó con los posibles efectos secundarios de la aplicación de la vacuna del papiloma. Cabe anotar que el mal manejo de los medios de comunicación del caso, ocasionaron desinformación y empeoraron el problema.
A continuación el artículo:

Los desmayos, la debilidad en las extremidades y otros síntomas que cientos de niñas y adolescentes del municipio de El Carmen (Bolívar) atribuyeron hace algunos meses a la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) no están relacionados con este preparado biológico.
Esa es la principal conclusión de un concienzudo estudio epidemiológico llevado a cabo por el Instituto Nacional de Salud (INS), que analizó cada uno de los casos presentados en esta localidad entre mayo y noviembre.
En un informe de 60 páginas conocido por EL TIEMPO,investigadores del instituto explican que después de revisar y analizar 629 historias clínicas y de identificar a 517 pacientes, ninguna de ellas presentó alteraciones orgánicas. Tampoco se encontraron signos o síntomas neurológicos o de otro tipo que permitieran hacer diagnósticos sobre la presencia de enfermedades físicas.

El estudio, que, de acuerdo con Fernando de la Hoz, director del INS, será presentado en los próximos días, también se orientó a determinar si los síntomas tienen relación con la aplicación de la vacuna contra el VPH.
En ese sentido, se comprobó que la totalidad de las vacunas aplicadas en El Carmen de Bolívar son del mismo fabricante y pertenecen al mismo lote, y que la cadena de frío no presentó alteraciones que pudieran afectar al biológico.
Durante el análisis también se determinó que los episodios no presentan aumentos que evidencien picos que coincidan con el periodo de aplicación de las vacunas; por el contrario, tienen una distribución plana en el tiempo. De igual forma, se estableció que la mayoría de ellos se presentaron en colegios públicos urbanos en comparación con los rurales y los privados, donde no hubo denuncias similares.
Los investigadores anotaron, además, que la mayor cantidad de niñas afectadas se encuentra entre los 11 y los 13 años de edad, aun cuando la mayor cantidad de vacunas han sido aplicadas entre los 9 y los 11 años. De hecho, algunos casos se presentaron en niñas que aún no habían recibido el biológico.
Estos elementos, sumados al hecho de que se comprobó la no existencia de intoxicaciones específicas con plomo, llevaron finalmente al instituto a descartar la relación de todos los episodios y los síntomas con la vacuna contra el VPH.
El mismo informe también desechó otras hipótesis que podrían haber explicado los síntomas presentados por las niñas y adolescentes, como intoxicaciones por alimentos, plaguicidas, sustancias psicoactivas o juegos con elementos sobrenaturales.
En ese orden de ideas, el INS considera que lo ocurrido podría deberse a “episodios de causa psicogénica”, favorecidos por la percepción de miedo entre las niñas, ante la posibilidad de que algo tóxico hubiera ingresado a su cuerpo; la mediatización de los episodios y la falta de respuesta clínica ante los eventos que iban en aumento. 

Pudieron haberse sumado también las condiciones de pobreza, de violencia y de carencias específicas del pueblo, el bajo nivel de ilustración general de la población y la influencia de conceptos antivacuna, mezclados con preceptos de índole moral, religiosa, política y hasta económica.
Otros hallazgos
Los 14 casos iniciales de supuestas reacciones adversas, que se presentaron entre marzo y mayo, se relacionaron con la fumigación de un colegio, según el INS. Algunas niñas afectadas fueron llevadas a “médicos no formales”, incluidos naturistas y “homeópatas”, que sugirieron la vacunación como posible causa de los efectos. La hipótesis tomó fuerza y los casos subieron en los meses siguientes.

El director del INS dijo que harán seguimiento durante un año y que, si bien no se hallaron enfermedades orgánicas y se demostró que la vacuna no fue la causa del brote, las características psicógenas de los episodios exigen intervenciones de orden social y cultural: el informe aconseja elaborar una estrategia interinstitucional para desarrollar una intervención integral de las condiciones sociales y económicas que afectan a El Carmen. También recomendó hacer otro estudio epidemiológico que incluya otros factores involucrados con el brote, y desarrollar estrategias de comunicación para la población sobre factores de riesgo y compensar las altas tasas de desinformación.

No hay comentarios.: