martes, 2 de agosto de 2011

Precaución con las Pilas Pequeñas


Las pilas pequeñas, en otros países conocidas como pilas de botón, suponen un serio peligro para los niños, ya que pueden ingerirlas y sufrir graves consecuencias.

La revista Pediatrics ha publicado recientemente un estudio (Click AQUÍ para descargarlo), realizado en EE.UU, analiza los casos detectados a lo largo de 20 años. La preocupación surge sobre todo porque se ha observado el mayor uso doméstico de pilas de litio de 20 mm (un 37,7% se encontraban en mandos a distancia) que son, además, las que producen mayores daños, incluso la muerte, debido sobre todo a que por su mayor tamaño quedan alojadas en el esófago cuando son deglutidas por el niño; en menos de dos horas producen quemaduras graves por las reacciones químicas que desencadenan.

El hecho de que los síntomas pueden ser en sus inicios muy inespecíficos, sumado a que en la mayoría de los casos no fue presenciada la ingestión de las pilas, puede retrasar el diagnóstico y, por tanto, empeorar el pronóstico.

Los niños menores de 6 años habían extraído, en un 61,8% de los casos, la pila del interior del juguete u objeto que la alojaba correctamente, siendo solo el 30% los que la ingirieron por encontrarla suelta o mal sujeta.

Se han descrito también casos de perforación del tabique nasal por introducción de la pila en la nariz.

Es importante advertir a los pediatras del riesgo y realizar las siguientes recomendaciones para prevenir este accidente:

Los pediatras deben recomendar a los padres que:

  • Mantengan fuera del alcance de los niños las pilas y los objetos que las contienen (control remoto y otros objetos portadores de pilas).
  • Vigilen que la tapa de las baterías esté debidamente cerrada y, en caso de que esté estropeada o rota, asegurarse de que quede correctamente cerrada (por ejemplo, con una cinta adhesiva resistente).
  • No dejen ninguna pila, incluyendo las usadas y reciclables, sueltas en cualquier superficie.
  • No dejen que los niños jueguen con las pilas.

Los pediatras y personal sanitario deben:

  • Tener en cuenta este posible diagnóstico ante síntomas de posible ingestión de cuerpo extraño y ante la presencia de síntomas de sospecha y actuar en consecuencia procurando eliminarla, lo antes posible.
  • Advertir a los cuidadores de los niños, en especial a los padres de niños menores de 6 años, de los peligros de las pilas y de que éstas se encuentren al alcance del niño.

Sería deseable que los fabricantes tuviesen en cuenta que las tapas que contienen las pilas deberían tener un mecanismo de apertura que requiera una herramienta (destornillador) o mecanismo (empujar y girar) para que el niño no los pueda abrir.

Esta información fue tomada de la Asociación Española de Pediatría del comité de seguridad y prevención de lesiones infantiles.


1 comentario:

Eduardo Ojeda Lewis dijo...

Si, de gran importancia las recomendaciones... lei ademas en un articulo que se estan viendo casos de niños que degluten magnetos y que estos son sumamente serios debido a que, como es obvio, estos, dentro del intestino se atraen, y queda "pegados" uno al otro, pero con tejido intestinal de por medio, lo cual produce necrosis de la pared intestinal y luego la peritonitis... cuidado con los magnetos o "imanes"