domingo, 3 de diciembre de 2006

ORACIÓN DEL MÉDICO

Hola a todos, les deseo un feliz día del médico!!!
Les dejo la Oración del Médico, que aunque no todos sean católicos, o si lo son, no sean practicantes, si la leen se darán cuenta de todas las cosas buenas que emergen de ella.

Dios Mío:


Infunde en mí un gran Amor para estudiar y practicar la medicina.
Inspírame caridad y cariño para todos mis enfermos.
No permitas en mí, deseos de lucro ni vanidad ni envidia en el ejercicio de mi profesión.
Dame paciencia para que siempre esté dispuesto al llamado del que sufre y solicita mis servicios, obligándome a veces a sacrificar mis horas de sueño, descanso o esparcimiento.
Haz que pueda atender con igual empeño al que carece de recursos y al que paga mis servicios.
Que recete con igual cuidado al amigo como al enemigo, al de buena como al de mala conducta, y hasta al ateo que impío te niega a Ti que eres el verdadero sanador.
Concededme la gracia de que cuando examine y recete a mis enfermos, ninguna idea ni preocupación, distraigan mi mente para que mi diagnóstico no tenga error y, con tu ayuda, pueda devolverles la vida, si tus altos designios no determinan lo contrario; porque cuando tú decretes el fin, la ciencia y todo afán serán inútiles.
Permíteme siempre que mis enfermos confíen en mí y sigan mis prescripciones y consejos fielmente.
Mientras me concedes la vida y el ejercicio de mi profesión, dame suficientes energías para perseverar en continuo estudio para lograr acrecentar y renovar mis conocimientos en beneficio de mis enfermos.
Jamás permitas que me crea un sabio que todo lo puede, pues sin dedicación y estudio diario y sin tu ayuda, nada se alcanza.
Concédeme que pueda quitar sufrimientos a mis enfermos y aliviarlos, y cuando sea imposible curarlos, haz que les transmita fe en Ti, y consuelo y confianza en tu eterno amor, para que cuando mueran, si tienen que morir, lleguen felices hasta tus brazos.

Amén.

2 comentarios:

Victor Torres dijo...

Hermosa .. le solicito permiso para compartirla doctor ..que DIOS le bendiga siempre

Anónimo dijo...

Le agradezco Colega Pediatra, por recordarnos esta oración del médico Mexicano publicada en los años 80, siempre es bueno dirigirse a los Colegas en un dia como Hoy, para recordar la noble tarea del Medico, de entregarse a todos sin mirar a quien y mejor si les recordamos que quien tiene a Dios como emblema, pues siempre podrá decirle !ayudame Señor! en la noble misión de entregarse al paciente buscando la vida y lidiando hasta el extremo con la muerte y situaciones adversas para el paciente. GRACIAS COLEGA, FELICITACIONES Y FORTALEZA PARA SEGUIR ADELANTE. Que Dios la bendiga